×

La olvidada masacre de 28 niños que murieron por una vacuna

Niños que murieron a causa de una vacuna experimental y luego fueron olvidados. La búsqueda de la verdad.

La olvidada masacre de 28 niños que murieron por la vacuna
La olvidada masacre de 28 niños que murieron por la vacuna

28 niños murieron en los años 30 por una vacuna experimental: ¿de quién es la responsabilidad de la masacre?

La verdad sobre la masacre de 28 niños por la vacuna

Al consultar en Internet se pueden encontrar muchas noticias contradictorias, a menudo te preguntas qué tan ciertas son, pero esta es digna de atención por el tema candente que se trata: una masacre de niños que murieron a causa de una vacuna.

Una vacuna innecesaria

En 1933, en la pequeña ciudad veneciana de Gruaro, se administró, por la irrisoria cifra de 80 céntimos de lira, una vacuna contra la difteria y en una semana se vacunaron 254 niños. La responsable de sanidad de la época, Betti Bettino, se mostró muy contraria porque no había ningún brote que hiciera necesario el uso de esta vacuna, pero debido a las numerosas presiones, se inoculó la vacuna a niños de 13 meses a 8 años.

Al cabo de las dos primeras semanas comenzaron los terribles síntomas ya señalados por el Dr. Betti, desde trastornos gastrointestinales hasta parálisis de los miembros inferiores, pero esto no fue nada comparado con lo que ocurrió poco después: 28 niños murieron y el resto sufrió daños neurológicos permanentes.

Un crimen atroz

Este atroz crimen fue ocultado en la medida de lo posible por los medios de comunicación, no se culpó a nadie, pero el sonido de esas pequeñas vidas truncadas por la vacuna, aún resuena para el país, en ese pequeño cementerio.

Solo en 2013, hace unos años, esta historia salió a la luz gracias al testimonio de Adamo Gasparotto en varios artículos del Gazzettino; el hombre, junto con su hermana de tres años, sobrevivió de hecho a los efectos de la vacuna experimental y pidió al alcalde de Gruaro que recordara y honrara la memoria de esos niños muertos con una placa o una lápida.

Los detalles de la masacre

Ariego Rizzotto, en su libro «Gruaro, veinte siglos de historia», cuenta que el prefecto de ese año, Bianchetti dio órdenes de administrar una vacuna contra la difteria a todos los niños, debido a los numerosos contagios ocurridos en la zona y que tiempo después se consideró una medida necesaria, por lo que se iniciaron las vacunaciones a pesar de las adversidades encontradas por el párroco de Gruaro, Don Angelo Cominotto.

Poco después se produjo el primer caso de parálisis de los miembros inferiores en un niño de sólo 3 años.

28 víctimas

El luto de las familias de los niños muertos llevó a la evidente abstención de las vacunas consideradas obligatorias en 1941. En la revista «Il Gazzettino» se leyó que cada familia recibió un reembolso de 7 mil liras para compensar esa tragedia, pero no se hizo nada para golpear a los verdaderos autores de la masacre, no se inició ninguna investigación judicial, sólo quedó un gran silencio. Más tarde se supo que esos frascos procedían de un laboratorio de Nápoles, donde un recipiente de suero no fue hervido y llegó a Gruaro: era una vacuna viva.

En cuanto se difundió la noticia, las autoridades locales trataron de poner remedio y ocultar los rastros, retirando los paquetes casa por casa.

En estas circunstancias es necesario esclarecer la verdad de lo sucedido, especialmente en este momento histórico concreto en el que el debate por las vacunas está muy candente. La que se administró a los niños de Gruaro no era una simple vacuna común, sino que se trataba de un medicamento en proceso de experimentación, cuyas consecuencias resultaron ser perjudiciales para 254 niños. Por lo tanto, es necesario informarse lo más posible antes de someter a nuestros hijos a una vacunación estándar. Mientras tanto, todavía no se ha hecho justicia con estos niños.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:
Valentina Amorocho Romero

Comunicadora social y periodista. Apasionada por contar las verdaderas historias, encantada de los medios digitales y de generar contenido de interés para las nuevas plataformas.

Lea También

Contents.media