×

Oleksandr Hutsal, el niño de Bucha que salvó de la muerte a treinta personas

Un niño de 14 años de edad en Bucha salía todos los días a enfrentarse con los rusos para conseguir agua y comida para su familia.

niño Bucha

Oleksandr Hutsal es un niño de Bucha que salvó la vida de treinta personas. Todos los días salía del sótano y enfrentaba a los rusos para conseguir comida.

Oleksandr Hutsal, el niño de Bucha que salvó la vida de treinta personas

Oleksandr Hutsal es un niño de Bucha que todos los días salía del sótano y enfrentaba a los rusos para conseguir comida. El pequeño héroe de Bucha logró salvar a treinta personas. Todos los días, con gran valentía, salía del sótano y desafiaba a los rusos.

Llevaba comida y agua a sus padres y otros niños refugiados en el sótano.

Oleksandr Hutsal, de 14 años y mirada sincera, ha vivido en primera persona los terribles horrores de la guerra en Ucrania. El niño sobrevivió a la masacre de Bucha para salvar la vida de otras treinta personas.

El menor salía todos los días de su refugio para llevar comida y agua. «Tenía miedo», declaró. Pero eso no lo detuvo. Durante semanas su prioridad fue la familia. Estaba escondido en un sótano con su mamá, con su papá y con sus tres hermanos menores.

Lo hizo todo para protegerlos y ayudarlos.

Así fue la proeza del niño de Bucha

El niño describió el refugio como un lugar frío, oscuro y sin comunicación. El riesgo de morir de hambre, sed o frío era muy alto.

Su familia estaba oculta. Lo hicieron tan pronto como los rusos invadieron la ciudad y ayudaron a otras 30 personas. Nunca abandonaron el refugio, incluso cuando estuvieron sin agua potable y electricidad. El pequeño Oleksandr, sin embargo, trató de regresar todos los días al refugio con agua y comida para todos.

Según algunos testigos, en una ocasión ciertos soldados rusos intentaron entrar en el sótano, consiguiendo llegar a uno de los pasillos tras volar la puerta de entrada. Afortunadamente, no fueron más allá. El padre del niño trabajó en el albergue, tratando de fortalecerlo y hacerlo más seguro.

La única fuente de agua potable

La aparición de la tía Ira fue fundamental. Su pozo tenía la única fuente de agua potable de la ciudad y todos los días le ofrecía al niño todo lo que tenía. Durante un ataque aéreo que destruyó la casa vecina, las ventanas del sótano quedaron reducidas a cenizas. El niño consiguió evitar el riesgo de morir de hambre o de sed. Oleksandr no quiere que lo llamen héroe, pero todos piensan que lo es. Ahora sueña que la guerra ha terminado, que sus amigos pueden regresar a Bucha y que algún día podrá vivir en una casa grande.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:
Fernando Rodríguez Rubio

Apasionado de la escritura, el periodismo y las artes. Máster en Escritura Creativa y graduado en Comunicación Audiovisual. Me encanta el cine, la literatura, la política y la economía.

Lea También

Contents.media