×

Miah Cerillo, la niña que fingió su muerte para sobrevivir en la masacre de Texas

Esta es la historia de una niña de once años llamada Miah Cerillo que fingió su muerte manchándose de la sangre de su amiga muerta.

Miah Cerillo Texas

Miah Cerillo es una niña de once años que fingió estar muerta en la masacre de Texas para sobrevivir. Lo hizo al mancharse con sangre de una compañera.

Miah Cerillo y la masacre de Texas

La niña de once años tuvo la habilidad de pensar en un momento de mucha tensión, algo raro de ver.

Lo hizo para ponerse a salvo dentro de la masacre. Ella es una estudiante de 11 años de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas. Vio que le dispararon mortalmente a su amiga frente a ella dentro de su clase de cuarto grado.

Entonces entró en lo que su tía llamó «modo de supervivencia» y manchó a otra compañera con sangre en su cuerpo para convencer al pistolero de que ella también estaba muerta. “Mi cuñada dijo que vio a su amiga llena de sangre, y ella se sacó sangre y se la puso”, dijo Blanca Rivera a la estación KPRC sobre su sobrina, Miah Cerrillo.

¿Cómo sobrevivió Miah Cerillo de la masacre de Texas?

Antes de fingir su muerte, la niña también logró agarrar el teléfono de su maestra muerta y llamar al 911 para pedir ayuda. Miah sobrevivió a uno de los peores tiroteos masivos en la escuela en la historia de Estados Unidos, pero su familia dice que la terrible experiencia la dejó traumatizada. Rivera, la tía de la niña, explicó que durante la medianoche del día del tiroteo, recibió una llamada de la madre de Miah, diciendo que la niña de cuarto grado estaba teniendo un “ataque de pánico”.

19 estudiantes y dos maestras muertas

La masacre terminó con la vida de 19 estudiantes y sus dos maestras, Eva Mireles e Irma García. Varios otros resultaron heridos, entre ellos Miah, que quedó con múltiples fragmentos de bala en la espalda. La policía finalmente disparó y mató al presunto pistolero, Salvador Ramos, de 18 años, quien se había atrincherado dentro del salón de clases y pasó 40 minutos ejecutando a niños y adultos. Lo hizo mientras los padres desesperados que estaban afuera de la escuela rogaban a los policías en la escena que entraran.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:
Fernando Rodríguez Rubio

Apasionado de la escritura, el periodismo y las artes. Máster en Escritura Creativa y graduado en Comunicación Audiovisual. Me encanta el cine, la literatura, la política y la economía.

Lea También

Contents.media