×

Review: Bioshock 2

¡Ajá! ¡Efectivamente, tal y como nos anunciaban las mil y una previews de Bioshock 2, hemos vuelto a Rapture! Y, precisamente, ahí está la gran virtud y el gran defecto de esta secuela: Rapture es la misma que en la primera parte, con el mismo estilo de juego, los mismos giros de guión absurdos y la misma sensación de chico de los recados.

Los pequeños cambios introducidos no son suficiente y nos encontramos, como quien no quiere la cosa, jugando a una segunda parte que no para de recordarnos, una y otra vez, a la primera. Sí, aquí interpretaremos a un Big Daddy que, tornillo en mano, empezará a cargarse no solo a todos los Big Daddys que se encuentre por el camino, sino también a los splicers (que cuentan con un nuevo tipo) y a las Big Sisters, monstruos hechos para matar que, en realidad, no son tan difíciles como aparentan al principio.

Nuestro deber será rescatar (o cosechar) Little Sisters para conseguir salvar a nuestra hija, una antigua Little Sister apresada por su verdadera madre. Si bien la historia es ligeramente más inmersiva de lo que era en Bioshock, el hecho de contarte la mitad de ella con grabadoras que la gente va tirando por Rapture es un recurso que funcionaba en la primera parte y aquí termina por hacerse cansino. Y es que, aunque jugar Bioshock 2 es como jugar Bioshock (otra vez), aún tenemos un par de momentos que valen su precio en oro, especialmente el prólogo y una onírica y genial escena cerca del final. ¿Merece la pena? Juzgad vosotros mismos.Lo que nos ha gustadoLa ambientación. Al igual que en la primera parte, este es, sin duda alguna, el punto fuerte de Bioshock 2: Unos escenarios catastrofistas pulidos hasta el último detalle en el que podremos ver desde escalofriantes pintadas hasta retazos de un ayer lujoso venido a menos. Ayer, por cierto, que podremos visitar en dos impactantes momentos del juego: Su prólogo y una pequeña escena cerca del final. Las novedades: El nuevo sistema de pirateo (mucho más eficaz, mucho menos aburrido que en el primer Bioshock), los nuevos plásmidos (especialmente Espía, ideal para no ser visto y piratear sin problemas, e Hipnotizar, para que los splicers se unan a ti durante un tiempo) y los enemigos con la dificultad aumentada (los splicers gordos y las tremendas Big Sisters) son lo único que separa a Bioshock 2 del primero. Poco, pero eficaz.Las Big Sisters: Se comen el juego. Verlas aparecer es temer por tu vida, más que nada porque, hasta que no acabes con ellas, no podrás seguir avanzando. Y van a por ti entre gritos, disparos, grandes habilidades atléticas y rapidez malsana. Por suerte, y aunque al principio morirás una y otra vez intentando evitarlas, al final uno puede mantenerlas a raya incluso en el combate uno contra dos que mantienes con ellas.La variedad de finales: A falta de uno, seis, aunque es cierto que es muy sencillo saber cuándo se hace el bien y cuándo se hace el mal. Al final, repetiremos lo que hicimos en el primer juego: Cosechar o rescatar a las Little Sisters, cada una de las opciones con sus problemas y sus virtudes. Yo aconsejo rescatarlas, aunque solo sea para ver el final bueno y bonito del juego, que te deja con una sonrisa en la boca.El multijugador: Sin tacha. Rapture es nuestra en un buen montón de modos online con los que es imposible aburrirse. Cierto es que los novatos sufrirán para sobrevivir mientras van ganando puntos y niveles (y con ello, nuevas armas y plásmidos), pero la perseverancia tiene su recompensa. Un online perfecto, sin apenas lags, y con tantos modos que sería imposible quedarse con uno. Lo único malo es que, en ocasiones, puede pasar mucho tiempo hasta encontrar gente con la que jugar una partida. Es lo que le faltaba al primer Bioshock y cumple de sobra.Lo que no nos ha gustado:El continuismo: No tiene por qué ser algo negativo, pero Bioshock 2 no deja de tener esos defectos de los que tantos nos quejamos en juegos como FIFA. Es el mismo juego de la primera parte pero con un par de tonterías nuevas y una historia original. El gameplay es el mismo, los plásmidos son prácticamente iguales, los lugares de Rapture nos sonarán, los Big Daddys apenas si tienen nuevos movimientos… Si buscabáis un punto y aparte en la saga, habrá que esperar a Bioshock 3, que, tras el final de este juego, se presenta calentito.El final: Sí, el juego va de menos a más. Cuando menos te lo esperas, ya estás metido en la historia, machacando malos a diestro y siniestro y esperando que, de un momento a otro, aparezca el malo final con el que acabar para siempre. ¿Será ese Sinclair con el que no paramos de hablar? ¿Será nuestra propia hija? Al final, ni chicha ni limonada. Simplemente no hay un malo final, rompiendo así el clímax ascendente que el juego tiene hasta ese momento. Un coitus interruptus que empaña un poco la preciosa cinemática final.La manera de contar la historia: Las cinemáticas cumplen, el inicio es impresionante y el final no decepciona, pero volvemos otra vez a algo que en el primer juego era necesario y aquí termina por ser pesado: Las cintas de audio que nos encontramos por el camino y que nos dan nuevos datos sobre Rapture. Si bien algunas nos dan información vital, otras aburren al más pintado. Una selección para el próximo Bioshock no sería mala idea.Las fases submarinas: No es que sean malas, es simplemente que no aportan absolutamente nada. No hay nada que hacer, nada con lo que luchar. Sí es cierto que puedes encontrarte un poco de ADAM por el camino, pero eso es todo. Si os gusta ver a vuestro personaje andar durante cuatro minutos por un fondo submarino sin nada que hacer, este es vuestro juego. Sorprende la primera vez, pero a partir de ahí se vuelve una fase cansina.No diremos tonterías como que se trata más de una expansión que de un juego (porque no lo es: Hay suficientes novedades, zonas e historia como para considerarlo un juego nuevo) o que los gráficos no han mejorado (ya que se ve mucho mejor, especialmente en las cinemáticas), pero sí es cierto que Bioshock 2 deja la sensación de que podría haber dado mucho más, de que podría haber dado un paso de gigante y en lugar de eso se ha quedado en un juego bueno, pero no notable. Su estructura repetitiva, algo que funcionaba en la primera parte por la novedad y que se enmascaraba con una perfecta ambientación, aquí se hace más patente y podemos terminar bastante aburridos tras jugarlo durante largas horas. Esperemos que en su tercera parte nos vuelvan a sorprender como en la primera mostrándonos, quizá, un Rapture antes de la Guerra Civil, en su perfecto estado de apogeo, tal y como podemos ver en esa secuencia de antes del final que no os quiero spoilear pero que resulta, de calle, el punto más original de todo el juego. Leer más sobre Bioshock 2

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Lea También

Contentsads.com