×

Secuestran a su perra y aparece ahorcada en una finca

La perra tenía un GPS incorporado, lo que llevó a sus dueños y a su cuidadora a encontrar a la galga en una finca, ahorcada.

ahorcada

Secuestran a su perra y la encuentran ahorcada en una finca. La galga tenía un GPS incorporado y sabían en todo momento donde estaba. La ubicación llevó a los dueños a una finca donde encontraron su cuerpo ahorcado.

Raptan a su perra y la encuentran ahorcada

La perra era una galga y tenía cuatro años. La adoptó una pareja en 2019. Iban a la sierra para realizar cursillos de adiestramiento. Esta práctica consistía en dejar a Duna (así se llamaba) suelta para llamarla y que reaccionara a su nombre.

La pareja y la cuidadora fueron a la sierra de Tajonar, en Navarra. Allí, un cartel autoriza a que los perros vayan sueltos. Así empezaron la sesión.

El caso de la perra ahorcada en Navarra

Todo parecía ir correctamente hasta que una de las llamadas a la perra no regresó. “Como hacía frío le habíamos puesto un abrigo y debajo llevaba el GPS. Sabíamos en todo momento dónde estaba y no se había alejado. Miramos el GPS para ver cómo se comportaba y vimos algo raro en el aparato, la señal se debilitaba, se aceleraba…”, cuenta la pareja.

De frente, apareció una furgoneta. “El conductor nos miró raro y no paró”. La señal del GPS llevaba la misma dirección que el vehículo y creyeron que la galga estaría detrás. Sin embargo, no era así. El geolocalizador les explicó que la debilidad de la señal podría estar motivada a que el animal estaba dentro de un vehículo.

El momento final

“La furgoneta pasó de largo y el GPS se volvió loco” explica la pareja. El indicador ganó velocidad y al poco situó a la perra a un kilómetro de distancia. Estaba, al parecer, en una finca. “No entendíamos nada, nos extrañó mucho, porque no era normal que se hubiera movido tan rápido y sin verla. Saltaron las alarmas, pero pensamos que igual había olido algo en la finca”. Fueron hacia la finca y, antes, preguntaron a unas personas que estaban por la zona. “Nos dijeron que era imposible que la perra hubiera podido entrar sola”. La pareja y la adiestradora comenzaron a intentar localizar al animal. El geolocalizador volvía a marcar ese punto, pero Duna no aparecía. Entonces fue cuando llamaron a unos amigos de la zona que podían tener llaves de la finca. Al final accedieron al interior. “Allí estaba, en un cobertizo, este hij… nos la había ahorcado y se había pirado”. Finalmente descolgaron al animal, pero ya había fallecido. Tras el aviso a la Guardia Civil, los agentes les recomendaron calmarse y denunciar.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:
Fernando Rodríguez Rubio

Apasionado de la escritura, el periodismo y las artes. Máster en Escritura Creativa y graduado en Comunicación Audiovisual. Me encanta el cine, la literatura, la política y la economía.

Lea También

Contents.media