×

Mujina: la leyenda japonesa del espíritu sin rostro

Son seres sin rostro, pero inicialmente también pueden aparecer con los rasgos de una persona conocida por la víctima.

El espíritu sin rostro que recorre las leyendas urbanas de Japón se conoce en Occidente como «mujina», aunque su verdadero nombre es «noppera-bō». La mitología japonesa, como sabemos, es rica en espíritus y seres folclóricos. Son muy conocidos, por ejemplo, los Kappa, los Oni.

Hay otro espíritu que, según las leyendas urbanas, también vaga por las grandes ciudades, causando problemas a los que vagan solos.

Quién es ‘Mujina’

Estos son los espíritus que se llaman Mujina. Son seres sin rostro, pero inicialmente también pueden aparecer con los rasgos de una persona conocida por la víctima.

Según algunas leyendas son seres inofensivos, pero según otras son bromistas y a veces espíritus peligrosos.

El verdadero nombre de estos espíritus sería Noppera-bō. Debido a un error cometido por Lafcadio Hearn en su libro Kwaidan: Stories and Studies of Strange Things, una colección de 1904 de historias y leyendas japonesas, en la que también se encuentra la historia El Mujina del camino de Akasaka, el nombre Mujina ha seguido siendo famoso principalmente en Occidente.

Dependiendo de la región de Japón, el término designa en realidad al tanuki o al búho de palma enmascarado. La historia relatada por Lafcadio Hearn, que fue el primero en introducir este espíritu en el imaginario de los países de habla inglesa, cuenta que un viajero cruzaba una calle oscura y solitaria de Akasaka. A lo largo de este camino había una pendiente, con una profunda zanja al lado, llamada Kii-no-kuni-zaka (pendiente de la provincia de Kii), donde a menudo se oía el grito de una mujer. La gente que se quedaba más allá de la puesta de sol estaba dispuesta a recorrer kilómetros para desplazarse por allí.

Leyenda sobre la Mujina

El viajero, un viejo comerciante, tenía un problema con su carro. Cayó en un bache, perdió una rueda y rompió el eje. El pobre anciano tardó toda la tarde en arreglar su carro. Cuando volvió a la carretera, el sol ya se había puesto.

En un punto del Kii-no-kuni-zaka, se encontró con una joven al lado de la carretera. La pobre mujer estaba inclinada sobre el borde de la carretera, lamentándose. Iba vestida con gusto y llevaba un peinado bien recortado, como las jóvenes de buena familia. El comerciante, temiendo que la chica quisiera suicidarse, se acercó a ella e intentó que le dijera cuál era el motivo de su desesperación. La joven seguía sollozando y se tapaba obstinadamente la cara con las largas mangas de su vestido.

El anciano, sin saber qué hacer, puso una mano en el hombro de la chica en un intento de consolarla. En cuanto la chica sintió el contacto de la mano del anciano, retiró los brazos de su cara. Lo que el anciano vio fue un rostro sin nariz, boca ni ojos: una cara perfectamente lisa.

El comerciante entró en pánico y corrió a una velocidad vertiginosa por la ladera, gritando de terror. Cuando se agotó y no pudo ir más lejos, tuvo que parar. Ni siquiera tuvo el valor de darse la vuelta y mirar detrás de él, temiendo que viniera el espíritu de antes. En ese momento, sin embargo, se dio cuenta de que, en su prisa por escapar, había olvidado su carro en la calle. No podía abandonar su carro; era un hombre pobre que vivía de la mercancía que podía llevar.

Se armó de valor y decidió dar la vuelta. Vio una débil luz en la distancia. Al acercarse, descubrió que era el farol de un vendedor de soba que estaba junto a su carro. Se sintió aliviado, sobre todo al pensar que al menos no tendría que recorrer ese camino solo. Se acercó al vendedor y éste le preguntó:

«¿Qué pasa, viejo? ¿Qué te pasa? ¿Alguien quiere hacerte daño?», preguntó el vendedor de soba.
«No, nadie me hace daño, pero he visto a una mujer junto al foso y me ha mostrado… ¡una cosa espantosa!», respondió el viejo mercader.

«¿Te ha enseñado tal cosa?», gritó el comerciante, tocándose la cara, que de repente se volvió tersa. En ese momento se apagó la luz del farol. Al día siguiente, el viejo comerciante fue encontrado a lo largo del Kii-no-kuni-zaka muerto de un corazón roto.

El espíritu sin rostro en el resto del mundo

Esta es la versión más contada de la historia, pero Japón no es el único lugar donde se ha avistado este espíritu. También se han producido varios avistamientos en Hawái.

En Italia tenemos una leyenda similar. En Torba, en la provincia de Varese, hay un monasterio que estuvo habitado por monjas. En la pared oeste del segundo piso hay un fresco bastante bien conservado que representa una teoría de ocho monjas. De ellos, tres están representados sin rasgos, el rostro es un óvalo perfecto.

Cuenta la leyenda que cuando se estaba pintando el fresco, tres monjas tuvieron que abandonar el monasterio. Los retratos quedaron incompletos a la espera de la posible llegada de otras tres monjas. Esto nunca ocurrió y los retratos permanecieron como estaban. Las tres monjas que se fueron murieron con el paso de los años y se dice que sus espíritus siguen vagando por Torba, intentando volver a los retratos. Cuando lo consigan, podrán por fin entrar en el Paraíso y, cuando esto ocurra, lo sabremos, porque el fresco estará por fin completo.

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:
Sandra Prieto

Comunicadora Social y Periodista. Editora - redactora.

Lea También

Contents.media