×

Rey Federico X asume el trono de Dinamarca tras abdicación de Margarita II

Federico X se proclama Rey de Dinamarca, ante una gran multitud, tras la firma de abdicación de su madre, la Reina Margarita II.

Federico X Dinamarca

El Rey Federico X asume el trono de Dinamarca, ante una gran multitud, sucediendo a su madre, la Reina Margarita II; en una de las monarquías más antiguas del mundo.

Rey Federico X asume el trono de Dinamarca

El pasado Domingo marcó un hito histórico en Dinamarca con la ascensión al trono del Rey Federico X; sucediendo a su madre, la Reina Margarita II.

La abdicación de Margarita, después de 52 años de reinado, atrajo a multitudes en la capital, ansiosas por ser testigos de este cambio generacional en una de las monarquías más antiguas del mundo.

A sus 83 años, Margarita II sorprendió a la nación de casi 6 millones de habitantes en Nochevieja al anunciar su decisión de abdicar, convirtiéndose así en la primera monarca danesa en casi 900 años en renunciar voluntariamente al trono.

Su reinado, que se extendió por más de medio siglo, dejó una huella indeleble en la historia y el corazón de los daneses.

El proceso de sucesión se formalizó con la firma de Margarita II en la declaración de abdicación durante una reunión del Consejo de Estado en el Parlamento.

En Dinamarca, que carece de una ceremonia de coronación, la transición de poder se lleva a cabo de manera más simbólica y protocolar.

Proclamación del Rey Federico X

La primera ministra Mette Frederiksen proclamó al nuevo Rey Federico X desde el balcón del Parlamento en el castillo de Christiansborg.

Las palabras «Larga vida al rey Federico X» resonaron ante la muchedumbre reunida.

El Rey Federico X, en su primer discurso como monarca, expresó su deseo de ser «un rey unificador del mañana», asumiendo el cargo con «orgullo, respeto y alegría».

Momentos después de su proclamación, Federico, de 55 años, fue acompañado en el balcón por su esposa Mary, de 51 años y originaria de Australia, ahora Reina de Dinamarca.

Junto a ellos estuvieron sus hijos: el Príncipe Christian, heredero al trono, la Princesa Isabel, y los mellizos, la Princesa Josefina y el Príncipe Vicente.

A pesar de las temperaturas cercanas al punto de congelación; ciudadanos de toda Dinamarca se congregaron en la capital para presenciar este evento histórico.

La popularidad de la monarquía quedó evidenciada por la multitud que acudió a celebrar la sucesión.

Más tarde, los recién proclamados Reyes se trasladaron en un carruaje tirado por caballos, atravesando las calles repletas de gente de Copenhague, hacia su residencia en Amalienborg.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:

Lea También

Contentsads.com