×

¿Cómo podemos prevenir las enfermedades de verano?

Algunas patologías o afecciones pueden frenar nuestros planes de verano, por lo cual debemos prevenirlas para seguir con nuestras actividades.

En esta época nos exponemos más al sol, ingesta de alimentos altos en grasa y métodos pocos saludable. Todo ello genera las llamadas enfermedades de verano.

La mayoría de las patologías no son complicadas pero sí molestas, y se pueden prever para evitar enfermedades futuras.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes?

A continuación te contamos las enfermedades más comunes del verano y qué puedes hacer si alguna de estas patologías aparecen:

  • Hongos

En verano estamos a pie descalzo porque andamos en la playa, en la piscina o baños públicos, por lo que se aumenta el riesgo de contraer hongos que se encuentren en las superficies o que sean de otras personas.

Para prevenirlo, debemos hacer uso de chanclas o zapatillas en este tipo de superficies. Posterior al contacto con la superficie, secar bien nuestro pies para evitar contagios.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Uriel Villela-Segura, MD (@doctoruri_el_derma)

El más común es el pie de atleta, una aflicción consistente en resequedad u hongo en el pie.

En caso de presentar este cuadro es recomendable usar una crema antifúngica para controlar la infección.

  • Deshidratación

El calor y la excesiva exposición al sol hace que el cuerpo se deshidrate rápidamente. Aunque es una patología fácil de atender, puede generar algún tipo de riesgos si sucede en niños. El cuerpo no sólo pierde líquidos sino sales, por medio de sudor y de heces.

Es recomendable beber abundante agua durante el verano, por lo menos un litro diario. Si la exposición al sol es por horas, incluso hasta dos litros diarios.

En caso de estar deshidratado es importante consumir bebidas isotónicas, las cuales pueden contener sales y azúcares que el cuerpo necesita para rehidratarse.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Tete Cóccaro | Nutricionista (@coccaro.nutricion)

  • Quemaduras de sol

Es muy común tomar el sol sin protección provocando quemaduras en la piel, desde un enrojecimiento hasta ampollas por exposición al sol de más de 30 minutos. De manera preventiva se recomienda el uso de protectores solares con protección alta. También puede usar algunos refrescantes después de tomar el sol por largas jornadas.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Gustavo Taretto (@gustavotaretto)

  • Intoxicación alimentaria

En esta época del año los alimentos se desintegran con mayor rapidez por el clima y muchas veces el consumo de productos que ya no se encuentran en buen estado pueden causar náuseas, vómito y mal de estómago.

En este caso se debe guardar reposo y acudir al médico si se presenta algún tipo de dolor incontrolable. Para la prevención de este malestar se recomienda; alimentación en buen estado, lavar las manos constantemente, empacar bien los alimentos que se consuman evitando algún tipo de bacteria u hongo.

Finalmente, si tienes una dieta estricta no la modifique tan bruscamente por ingesta desmedida de comida.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Salud y Bienestar Natural (@vivemasnatural)

  • Alergias y picaduras

En verano la probabilidad de sufrir de picaduras de insectos, alergias y enrojecimiento es mayor. Estas pueden provocar fiebre, inflamación y mareo.

Para esto se recomienda el uso previo de repelente unos 15 minutos antes de salir de casa. En caso que nos piquen lo más importante es desinfectar la herida, lavarla bien e incluso aplicar cremas con amoniaco para ayudar al proceso de curación.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Dra Adriana Bruni (@draadrianabruni)

  • Otitis

Es una patología que se manifiesta con una incomodidad en el oído o dolor provocada porque se quedan residuos de agua en el oído. Esto puede generar una infección de no actuar con anterioridad.

Para manejar esta patología se recomienda usar tapones cuando estemos expuestos al agua y posteriormente secar bien nuestros oídos.

  • Cistitis

En verano el riesgo de cistitis también se eleva en general en las mujeres. Es provocada por estar el bañador mucho tiempo o expuestas a temperaturas frías por prolongado tiempo.

Para evitar esta patología se recomienda secarse una vez termines de disfrutar de la playa y el mar. Si se contrae esta enfermedad, se puede tratar con beber abundante agua. Si no mejora, deberás asistir al médico para trabajarlo con antibiótico.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Dra. Ivana Cotlar • Médica UBA (@ecoimaginarte)

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:

Lea También

Contents.media