×

1.500 delfines apuñalados en las Islas Feroe: la peor masacre de la historia

Las matanzas son conocidas por su ferocidad, sus imágenes truculentas y su mar rojo debido a la cacería masiva de delfines.

Las aguas de las Islas Feroe han sido testigos de la más espantosa y atroz matanza de delfines en la historia del grindadrap, la caza «tradicional» del archipiélago atlántico. Una manada entera de casi 1.500 lagenorhinchi afilados (una especie de delfín) fue obligada a entrar en la playa y sacrificada con cuchillos, mientras que varios fueron despedazados por las hélices del barco.

Los cazadores no perdonaron ni siquiera a las hembras jóvenes y embarazadas.

Delfines apuñalados en las Islas Feroe

Casi 1.500 delfines fueron sacrificados en la más atroz y sangrienta grindadrap -la caza «tradicional» de cetáceos- jamás realizada en la historia de las Islas Feroe. Una manada entera de lagenorhynchus afilados (Lagenorhynchus acutus), compuesta por adultos, hembras preñadas y crías, fue conducida a la orilla por barcos tras una larga persecución, varada y cruelmente sacrificada por hombres armados con cuchillos.

Nunca antes se habían matado tantos delfines en una sola acción despiadada. Las infames matanzas ya son bien conocidas por su ferocidad, sus imágenes truculentas y su mar rojo como la sangre, pero debido al desproporcionado número de delfines implicados, la última matanza se ha convertido en uno de los actos más graves y horribles perpetrados por el hombre contra la naturaleza. Fue una masacre tan grande que incluso algunos de los residentes de la bahía donde se mataron los delfines lo consideran ilegal.

La historia de lo ocurrido en el archipiélago atlántico la cuenta la organización ecologista sin ánimo de lucro Sea Shepherd, comprometida desde hace años con la protección de la fauna marina en todos los rincones del planeta. En las Islas Feroe lleva a cabo la campaña «Operación Fiordos Sangrientos», creada para documentar lo que ocurre en las bahías de la muerte y sensibilizar a la población. La última masacre tuvo lugar tras el avistamiento de la enorme manada de delfines frente a Skalafjordur, un gran fiordo en Eysturoy, la segunda isla más grande de las Islas Feroe.

Los barcos salieron de los puertos deportivos y alcanzaron, persiguieron, rodearon y aterrorizaron al numeroso grupo de cetáceos, obligándoles a desembarcar mediante una técnica probada. Pero eran demasiados y, como declaró Sea Shepherd, el grindforeman del distrito implicado (es decir, el que dirige la grindadrap localmente) no habría dado el visto bueno a la matanza si hubiera sido informado. Demasiados pocos hombres para matar un número tan grande de animales. Sin embargo, el hombre no fue advertido y la decisión de sacrificar a los delfines vino de otro grindforeman, que se encargó de actuar de todos modos. El resultado fue un baño de sangre de un horror sin precedentes, a pesar del salvajismo que caracteriza a toda grindadrap.

Durante la acción, muchos delfines fueron horriblemente mutilados por las hélices de los barcos. En medio de un caos total, los animales semidesplazados fueron recogidos uno a uno y apuñalados bárbaramente en la parte posterior de la cabeza para cortar la médula espinal. Este método atroz causó un sufrimiento indecible -muchos murieron tras minutos de agonía- y sembró el terror entre los delfines aún vivos, que se vieron obligados a nadar en la sangre de sus familiares sacrificados, esperando su destino.

Muchos fueron arrastrados a tierra aún vivos y en agonía, con las manos o las cuerdas atadas a las aletas de la cola, se puede ver a los pequeños arrancados de sus madres y apuñalados sin piedad, luchando en el mar empapado de sangre para sobrevivir, mientras los hombres los bloquean y golpean con violencia. Un infierno cuyo visionado se desaconseja a los impresionables. Ni un solo delfín sobrevivió a esta matanza.

Lo que ocurrió en Eysturoy no fue una grindadrap ordinaria. Mientras los cazadores armados con cuchillas actuaban con su habitual crueldad, acompañados por las risas y los aplausos del público (incluidos los niños, insensibilizados a la sangre, la violencia y la muerte desde muy pequeños), algunos habitantes de la isla se opusieron a semejante atrocidad, denunciando a la policía al grindforeman que había dado luz verde a la masacre. Exterminar una manada entera de unos 1.500 delfines (1.428, para ser exactos) significa borrar de la faz de la Tierra toda una cultura, el patrimonio genético de unos animales sociales e inteligentes eliminados con una ferocidad inhumana, pero que tiene mucho de humano.

La propia Sea Shpherd ha señalado la crudeza de las imágenes difundidas, añadiendo sin embargo que la organización no se creó para «servir imágenes horribles en paquetes bonitos», sino para hablar en nombre de los animales marinos de todo el planeta. Mostrar las atrocidades perpetradas por los feroeses es necesario para remover las conciencias de todos, tanto dentro como fuera del archipiélago enclavado en el Atlántico Norte.

Las Islas Feroe no forman parte de la Unión Europea, sino que son un protectorado de Dinamarca, que avala y apoya logísticamente esta barbarie ancestral. Los hombres que antaño salían al mar en botes de remos y desafiaban el clima para cazar cetáceos (muchos no volvieron) no se reconocen en las nuevas generaciones, que, armadas con lanchas rápidas y comunicaciones por Internet, han convertido la necesidad de alimentarse en un repugnante juego de matanza, cada vez más cruel, inútil y anacrónico.

Los ferraristas pueden permitirse el lujo de sacrificar 1500 delfines en una noche porque otros países europeos (y otros) los protegen en el resto del océano Atlántico, porque ahora disponen de la tecnología, el combustible y los materiales para organizar las redadas de forma cada vez más coordinada y eficaz. ¿Qué hay de tradicional en esto? Deben ser los propios habitantes del archipiélago que se oponen a esta barbarie los que se levanten contra ella, los que digan basta a esta práctica absurda y violenta contra animales inocentes, que nada tiene que ver con la disponibilidad de alimentos.

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:
Sandra Prieto

Comunicadora Social y Periodista. Editora - redactora.

Lea También

Contents.media