×

Una joven muere de cáncer después de un mal diagnóstico: le dijeron que eran bultos de grasa

Una joven neozelandesa muere de cáncer después de ser mal diagnosticada dos veces con unos simples bultos de grasa.

Una joven muere por cáncer después de un mal diagnóstico

Gemma Malins, una joven neozelandesa de 28 años ha muerto de cáncer después de que un médico descartase por error dos veces que los bultos que se habían formado en su cuerpo fuesen causa de algún cáncer.

Un médico diagnostica bultos de grasa a una joven que muere por cáncer

Luego de comprobar que le habían salido bultos en sus piernas y pies, la joven profesora decidió acudir al médico, el cual no les dio demasiada importancia, achacando sus bultos a grasa que se había formado en sus extremidades.

Tres meses después, asustada porque algunos de los bultos habían tomado el mismo tamaño de una pelota de tenis y otros nuevos habían empezado a formarse en su pecho, Gemma volvió al hospital donde una vez más, recibió el mismo diagnóstico: le aseguraron que eran bultos de grasa y que no podía ser cáncer.

Un nuevo diagnóstico descarta los bultos de grasa, pero la joven muere finalmente a causa del cáncer

Tras mudarse de casa, Malins tuvo la oportunidad de acudir a un nuevo doctor que por fin le dio el terrible diagnóstico: tenía un melanoma metastásico que se le había extendido por todo el cuerpo.

Una vez derivada al oncólogo, la joven aún tardó tres meses en ser atendida ya que no contaba con seguro médico en el país.

Los médicos le dijeron entonces que el cáncer se había extendido por todo su cuerpo, alcanzando el cerebro y los pulmones, y que con un tratmiento privado con inmuniterapia que la joven consiguió financiar a través de de una web de donaciones, su cáncer se estabilizaría durante al menos un año.

Una joven muere de cáncer después de un mal diagnóstico y cumple sus últimos deseos

Durante este tiempo, la pareja de Gemma, Brandon, organizó una boda exprés en solo dos semanas ya que su sueño siempre había sido casarse y tener hijos.

Sin embargo, el nuevo tratamiento al que Malins fue sometida no pareció reaccionar bien en su cuepo y de un año, su tiempo de vida se redució solo a unos meses luego de que nuevos melanomas apareciesen en su cerebro, cuello, pulmones y estómago.

Esta vez, fue su marido el que pidió dinero a través de la plataforma de donaciones web para que Gemma pudiese «hacer la mayor parte de su lista de deseos”. Así, antes del fatal desenlace, Brandon pudo llevar a su ya esposa a montar a caballo, ver la nieve, hacer glamping y visitar la Isla Sur.

Las personas que conocierno a Gemma coinciden en que la joven luchó una batalla «larga y reñida» contra su cáncer y que resultó aún más difícil por las restricciones de la pandemia, que causaron la ausencia de su familia durante los moments más duros de su enfermedad.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:

Lea También

Contents.media