×

Belén Esteban reaparece en Sálvame con su nueva cara. Su público se emociona, lloros

Compartir en Facebook

Iba por la calle, llegando a casa, y escuché a unos chavales que pasaban por mi lado muy deprisa diciendo, “¡que no llegamos al Sálvame!”.
Toda España esperaba el gran momento.
Y por fin se produce.
Es el momento, Belén Esteba llega a Sálvame de Luxe, la traen en Limusina, una limusina blanca enorme, como si fuera una gran estrella de Hollywood, Jorge Javier sale a recogerla, nos enfocan sus pies y su espalda y pasan a publicidad.

Volvemos y por fin la vemos, Belén baja las escaleras.
¡Madre mía!, es muy raro verla, porque de vez en cuando hace gestos de Belén Esteban, pero de vez en cuando le desaparece la cara y es otra.
No me creo lo que veo.
Belén lleva un vestido negro ajustadísimo con un hombro al aire, y se acerca a su público para que la vean bien, y da muchas veces las gracias.
Ha engordado 3 kilos y se le nota, se le ve mejor.
Cuando anda es ella, los tacones se le siguen dando mal.

Vemos por primera vez un primer plano, y está todavía hinchada, además tiene el agujero izquierdo de la nariz más arriba, más ancho y más abierto.
¿Esto es que se ha equivocado el cirujano, o lo tenía de antes?“Bajé al quirófano con dos medalla de una monja que me crió, un llamador de ángeles de mi Andrea y una foto de mi padre“.
Cuenta que cuando Fran se la encontró en la cama por primera vez le dijo “¿pero tú eres mi mujer o quién eres?”.
“Quiero agradecer a la gente, a toda España… porque es increíble el cariño que me tiene la gente“.
Ahora estoy flipando, ¡hay tres personas en el público llorando!, se acerca Jorge Javier a una señora y es una magdalena, y dice la señora:”me he emocionado porque ha sufrido mucho”, y Belén le dice, “¡dame un beso!”.
“Yo no soy la Paris Hilton, ni Carmen Lomana, ni la Jesulina“.
Y explica que tiene un lado de la cara más hinchado que el otro.
Menos mal, por eso será lo de la nariz doblada.
“Me he comprado una crema pa la cara y todo, que macostao una pasta” ¡es ella, siiii! Atención a cuando Jorge le dice que está más recatada (más fina, vamos) y dice ella que claro, que es por la limusina, “a ver si el lunes me recoge en mi casa una limusina, y no un radio taxi”.
Sobre el bebé nuevo que quiere tener, confiesa que su Andrea está mosqueadísima pensando en que va a tener un bebé.
“Diez años que tiene mi Andrea, si es que ya es una mujer…”

Deja un comentario

300