×

Sara Carbonero emociona a todos con su carta de despedida a Elena Huelva

Sara Carbonero había descrito a Elena Huelva como un faro de luz que la había inspirado durante mucho tiempo: "Me cambiaste la vida".

Sara Carbonero Elena Huelva

Sara Carbonero emociona al mundo con su carta a Elena Huelva. La periodista había descrito a Elena como un faro de luz que la había inspirado durante mucho tiempo. De hecho, las dos habían compartido muchos momentos juntas. «Me cambiaste la vida (…).

Única e irremplazable».

Sara Carbonero emociona al mundo con su carta a Elena Huelva

«Querida Elena, qué día tan triste, qué vacío tan grande y qué injusta es la vida. Cómo duele… Aún no me puedo creer que no vaya a escuchar nunca más tu dulce voz, que no podamos intercambiar canciones de madrugada ni disfrutar de todos los conciertos que nos quedaban por vivir.

Hace unos días hablamos por teléfono para despedirnos, pero en lo más profundo de mí tenía la esperanza, igual que tú, de que eso no ocurriera».

«Has sido un regalo y te seguiré dando las gracias»

«Me consuela pensar que te llevas además de un pedazo de nuestro corazón una infinidad de momentos bonitos, de esos que saboreabas como nadie. Porque nunca he conocido a nadie que amara la vida tanto como tú. Siempre con tu sonrisa, tu gratitud, tu generosidad, tu preocupación por todo el mundo y tus ganas infinitas. Siempre viendo el vaso medio lleno y animando a los demás. Me has enseñado e inspirado tanto, tanto. Ya te lo dije. Me cambiaste la vida. Has sido un regalo y te seguiré dando las gracias todos los días por aparecer aquella tarde en Gran Vía. Cuando nos cruzamos y ya no pudimos separarnos. Ya sabes que no creo mucho en las casualidades pero sí en el destino caprichoso».

«Nada va a ser lo mismo»

«Descansa tranquila, mi niña (…). Todo estará bien por aquí abajo pero un poco más oscuro. Porque nos falta tu luz, porque eras faro brillando. Única e irremplazable. Porque en tus apenas 20 años comprendiste mejor que mucha gente de qué va esto de la vida y nos diste una lección, sin pretenderlo. Porque hace falta en este mundo mucha más gente como tú. Dicen que solo muere lo que se olvida. Yo te recordaré eternamente. Mis niños también. Hicisteis muy buenas migas, les hablaré mucho de ti y de todas nuestras aventuras juntas. De la amiga más especial y valiente que se puede tener. Te pondré siempre como ejemplo de cómo plantarle cara a la adversidad. Gracias por todo lo que me has ayudado y enseñado. Ojalá haber tenido algo más de tiempo para bailar». «Te voy a echar mucho de menos. Nada va a ser lo mismo. Vuela alto como esas libélulas que tanto nos gustan. Te quiero muchísimo».

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Contacto:
Fernando Rodríguez Rubio

Apasionado de la escritura, el periodismo y las artes. Máster en Escritura Creativa y graduado en Comunicación Audiovisual. Me encanta el cine, la literatura, la política y la economía.

Lea También

Contentsads.com