×

Crítica: Toy Story 3. Pixar nos regala otra obra maestra

Compartir en Facebook

El hecho de crecer no significa que nos convirtamos en unos cretinos.
Y si hay alguien que se hace mayor y empieza a menospreciar las películas de su infancia y los dibujos animados en general, pues qué queréis que os digamos: Él se lo pierde.
Y es que las únicas personas que no verán Toy Story 3 como lo que es son estas personas amargadas y tan maduras que opinan que crecer es igual a dejar de soñar.
Por cierto, quizá os estéis preguntando “¿Y qué es Toy Story 3?”.
La respuesta es sencilla: La mejor película del año.
O, al menos, de lo que llevamos de año, aunque raro sería que alguna película consiguiera desbancar a una Pixar que quizá con esta tercera parte no firma su mejor película, pero que ha vuelto a sorprendernos a todos dando una vuelta de tuerca a unos juguetes que no parecían dar más de sí con un tándem exquisito, una mezcla entre drama y comedia que os hará saltar las lágrimas, primero de risa y luego de emoción.
Llevad kleenex, porque vuestras gafas 3D acabarán empapadas.
Y es que da igual que vayáis sobre aviso: El hecho es que vais a llorar.
No importa si la vais a ver en 3D, en 2D, en español, en inglés o en batusi.
Si habéis crecido con Toy Story, es imposible que el final que los chicos de Pixar nos han preparado no os haga sentir verdadero amor por los personajes.
A todo esto, solo quiero dejarlo caer: ¿No es curioso que las tres últimas películas que nos han hecho llorar a muchos en el cine… hayan sido las tres últimas de Pixar?Hay que ser un genio para conseguir que la gente lo pase tan mal y tan bien al mismo tiempo, que nos guste llorar, que nos emocionemos con unos dibujos.
Y eso es lo que Pixar consigue: Una absoluta genialidad con cada escena, con cada plano, con cada diálogo y cada reacción.
Buzz y Woody han evolucionado con el tiempo, pero siguen siendo ellos.
Al contrario que en otras secuelas animadas, nadie chirría, nadie sobra, no hay apariciones fortuitas ni cameos innecesarios.
Aunque lo mejor que podéis hacer es ir sin saber nada de la historia, supongo que a estas alturas ya sabréis que Andy crece y llega su día de ir a la Universidad, pero no sabe qué hacer con sus juguetes.
Por avatares del destino, todos ellos acaban yendo a la guardería Sunnyside, donde el bueno-pero-no-tanto oso Lotso les obliga a entrar en un lugar donde son maltratados por niños pequeños.
Y mientras tanto, Andy está a punto de marcharse.
¿Conseguirán huir de la prisión-guardería y llegar a tiempo para despedir a Andy?Antes de saberlo, por supuesto, tendremos que pasar por las mejores secuencias de acción de la saga, por momentos de tensión como pocos podemos recordar (la escena del basurero, antológica), las mejores escenas cómicas de la historia de Pixar (Buzz hablando en español), unos villanos estupendos y unos momentos tan perfectos que tienen el punto justo de emotividad.
Esto es, sin rozar siquiera la cursilería.
Toy Story 3 es un clásico instantáneo y que nos recuerda por qué todos amamos a Pixar.
Pese a todo, no vamos a decir que la película es perfecta, pues tiene un par de pequeñísimos fallos que sin problema alguno podemos pasar por alto, como puede ser la fragilidad argumental del personaje de Ken.
Aparte de eso, estamos ante unos nuevos personajes absolutamente geniales (atención especial a los juguetes de Molly, desde el erizo Pinklepants hasta el dinosaurio hiperactivo), cada uno con una personalidad propia y unas expresiones hilarantes.
Por si no ha quedado claro, haremos un último resumen: Toy Story 3 es brillante.
Una obra maestra moderna que corrige los errores de las anteriores películas del estudio y aumenta los aciertos por mil.
Toy Story 3 no tiene los bajones de ritmo de Up y Wall-E, sus mayores fallos últimamente, y apenas si podemos echarle nada en cara… al menos viéndola en VOS.
Suponemos que el doblaje empeorará bastante la cosa, no solo por la presencia de Pablo Motos y compañía, sino porque uno de los gags pierde todo el sentido al doblarse.
Veremos qué inventan para justificar a Buzz hablando en castellano.
Quizá lo peor de Toy Story 3 es su cortometraje inicial, Día y Noche, que sin ser malo, es un pequeño bajón con respecto a lo que después será la película.
Día y Noche aprovecha muy bien el 3D (de una manera espectacular), pero la historia es algo repetitiva y los gags no hacen demasiada gracia.
Por suerte, este corto no forma parte de la conclusión de la saga maestra de Pixar.
Toy Story 3 es mágica, genial, repleta de matices y profundidad, graciosa, emocionante, rupturista pero sabiendo llevar una continuidad, madura, emotiva… Podría estar poniendo adjetivos durante párrafos, pero os podéis hacer una idea: Una película muy bien pensada que os dejará un sabor de boca único.
Solo esperamos que no haya una innecesaria cuarta parte y los juguetes terminen aquí su andadura, en la cresta de la ola.
Dan ganas de abrazarse a Pixar y decirle aquello de “Hay un amigo en mi”.
Y por mucho tiempo.
Leer más sobre Toy Story 3

Deja un comentario

300
Entire Digital Publishing - Learn to read again.