×

Charlène de Mónaco enfrenta una grave infección de oídos, nariz y garganta

Charlène de Mónaco enfrenta una grave infección de oídos, nariz y garganta. Ha recibido la visita de su marido, el príncipe Alberto de Mónaco, y sus hijos.

Príncipes de Mónaco

Charlène de Mónaco enfrenta una grave infección de oídos, nariz y garganta. Ha recibido la visita de su marido, el príncipe Alberto de Mónaco, y sus dos hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, de 6 años.

Visita familiar a Charlène de Mónaco

Charlène de Mónaco ha aparecido en una nueva fotografía junto a su esposo, el príncipe Alberto de Mónaco, muy desmejorada. Padece una grave infección en oído, nariz y garganta por la que ha tenido que ser intervenida quirúrgicamente hasta en dos ocasiones y que le impide volver a Palacio.

Su malestar la mantiene desde hace casi cuatro meses en Sudáfrica, sin poder viajar y alejada de su familia. Es por eso que Alberto y sus dos hijos han ido a visitarla.

A su regreso del viaje, Alberto de Mónaco se ha mostrado optimista sobre la recuperación de su esposa en unas declaraciones concedidas en exclusiva a la revista People. «Charlene de Mónaco está impaciente por volver a casa y espera poder volver a reunirse con su familia, esta vez en Mónaco, antes de lo esperado», ha dicho.

Enfermedad de Charlène

Durante los cuatro meses que lleva Charlène en Sudáfrica, se ha sometido a distintos tratamientos y operaciones (la última muy reciente, el pasado 13 de agosto).

Charlène está visiblemente más delgada, no lleva maquillaje, muestra sus ojeras y lleva un pañuelo rodeando su cabeza (ocultando las orejas, seguramente para proteger sus oídos dañados), bajo un sombrero. Además va vestida con un chándal de camuflaje y botas de invierno. Nada que ver con su habitual estilo glamouroso y muy lejos de sus últimas imágenes públicas. La esposa de Alberto parece otra y transmite una gran fragilidad.

Rumores sobre el divorcio

En ellas manifestaba su alegría por tenerlos «de vuelta» e incluso bromeaba con el corte de flequillo que se ha hecho su hija y que ella ha tratado de arreglar lo mejor posible. Hacía casi tres meses que no los veía en persona, que no los podía abrazar ni besar. Porque en estos meses su marido y sus hijos solo la habían visitado una vez, el pasado junio.

Además del encuentro con su marido e hijos, también aprovechó la oportunidad para desmentir con ese gesto los rumores de divorcio en el matrimonio. Una tía del monarca incentivó hace poco las habladurías al confesar a la revista italiana Oggi, que Alberto le había hablado de «distancia física e interior con Charlène».


Contacto:
Ana Cabrera Gambarini

Periodista apasionada de las series televisivas, las novelas en el autobús y analista inquieta de la actualidad. Graduada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria, con la especialidad en Multimedia. Experiencia en departamentos de comunicación, medios online y community manager en el ámbito empresarial y universitario. Particularmente interesada en los medios digitales.

Lea También

Contentsads.com