×

¿Estamos ante el final de la crisis? (I)

La crisis financiera ha afectado a todos los fabricantes de automóviles por igual. A quienes crecían mucho, les frenó su ascenso. A los que ganaban moderadamente, les ha hecho entrar en números rojos. Y a los que ya venían perdiendo dinero a espuertas, les dio la puntilla.

Desde hace aproximadamente una década, Chrysler y GM han estado presentando unos resultados negativos. En algunos años, ha habido incluso problemas internos, como los pagos millonarios en seguro médico a miles de jubilados de GM, que terminaban hundiendo un poco más a estas compañías.

A Chrysler, antiguamente tercer fabricante mundial cuando era DaimlerChrysler, los alemanes les dieron la patada un buen día. En la marca de la estrella tienen experiencia en estas cosas, sino que se lo pregunten a Mitsubishi. Ambos fabricantes americanos llevaban años de indolencia, el estado mental del país en la era Bush, por otro lado.El caso es que ahora Chrysler camina de la mano de Fiat.

Antes del verano tuvo que cerrar unos 800 concesionarios de la marca a lo largo de todos los EEUU, curiosamente, ahora está buscando nuevos establecimientos, dicen que en torno a 180. Está claro que en las crisis las primeras víctimas son siempre los “pesos muertos”.Por su parte, GM sí está teniendo la deferencia necesaria y está rellanando a viejos empleados a los que despidió.

En EEUU se ha dado un importante aumento de la demanda por el programa del Presidente Barack Obama, “Cash for Clunkers” (dinero por chatarra).Obama está haciendo una revolución con el plan prever de toda la vida, a ver si alguno se da ya cuenta.

Aunque en España la situación también parece estar mejorando al abrigo de las últimas ayudas gubernamentales. Aquí, el ejecutivo ha tardado bastante en ver cuál era el camino correcto.Como han dicho ya algunas voces, habrá que procurar que el sector del automóvil deje de ser un mercado subvencionado de la manera actual. En EEUU las ayudas del gobierno de Obama han ascendido a 615.000 millones de euros. Algo totalmente inaudito e imposible en Europa, donde por otro lado no ha hecho falta llegar a tanto.Vía

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Lea También

Contents.media