×

Los conservacionistas exigen nuevas estrategias para salvar a los tigres

Compartir en Facebook

La piel, huesos, garras y bigotes del tigre están muy cotizados en el mercado negro.
En su mayoría, acaban vendiéndose como souvenirs, para la medicina china o como piezas de joyería.
Se trata de caza furtiva que, unida a la degradación de su hábitat, resultan letales para el futuro de la especie: un negro panorama al que han de enfrentarse los conservacionistas, reunidos esta semana en Katmandú (Nepal) para buscar nuevas estrategias que eviten su desaparición.

Los consevacionistas tienen mucho de qué preocuparse.
Las cifras hablan por sí mismas, situando al tigre al borde de la extinción total: se estima que actualmente quedan 3.
500 tigres en la naturaleza, amenazados por el rifle y la invasión humana de su hábitat.
Unos números muy por debajo de los más de 100.
000 estimados en el comienzo del siglo XX.
Más datos: los tigres salvajes se encuentran en Asia, vagando por los bosques de países como Bangladesh, Bhután, Camboya, China, India, Indonesia o Laos.
Precisamente, de cómo solucionar esto se habla estos días en el Taller Mundial sobre los Tigres, que abrió en Katmandú hablando de la necesidad de utilizar nuevas estrategias para evitar la disminución de estos grandes felinos.

El Primer Ministro de Nepal, Madhav Kumar, inauguró el taller, en el que participan expertos de todo el mundo, el Banco Mundial, el Fondo Mundial para la Naturaleza y otras ONG’s:A pesar de nuestros esfuerzos en los tres últimos decenios, los tigres todavía se enfrentan a muchas amenazas.
La disminución de su población y la alta tasa de pérdida requiere acciones estratégicas y audaces.
(Traducción libre) ¿Qué hacer, entonces? En la reunión se están analizando las causas del problema, como la pérdida de hábitat del tigre por culpa de la pobreza extrema.
Una situación que, según concluyeron, “requiere de esfuerzos conjuntos, a nivel mundial”.
Yo no es por ser agorera, pero poco más o menos hay que arreglar el mundo para que los tigres no acaben pagando el pato.
Por lo que parece, está chungo que consigan dar con estrategias eficaces contra la caza furtiva, el voraz comercio de partes del tigre y los conflictos entre los tigres y las poblaciones locales.
Un durísimo reto, la verdad.
Vía

Deja un comentario

300